CONOCENOS MÁS
REDES SOCIALES
SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

Grasas Insaturadas
301
post-template-default,single,single-post,postid-301,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_with_content,width_470,transparent_content,columns-4,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

GRASAS INSATURADAS

Grasas Insaturadas

GRASAS INSATURADAS

¡Buenos días amig@s!

En una pasada entrada, meses ha, ya os introdujimos en el mundo de las grasas y sus diferentes tipos. Hoy toca el turno de las grasas insaturadas. Que si bien no se exige indicar su cantidad según la Normativa del Etiquetado, viendo que muchos productos deciden incluirlas, nos parece interesante tener unas nociones básicas de las mismas.

Las grasas siempre ha sido un alimento con muy mala fama. Por todos es sabido que son los nutrientes que más calorías proporcionan, pero poseen muchas otras funciones más allá de la de suministro de energía 😉

QUÉ SON LAS GRASAS INSATURADAS

Las grasas insaturadas, también conocidas como “grasas buenas“, tienen la particularidad de reducir los niveles de colesterol en sangre. De ahí que se les considere grasas aliadas del corazón. Las grasas  también forman parte de las membranas celulares y de otros órganos, y hacen posible que las vitaminas A, E, D y K lleguen a las células.

La mayor parte de las grasas insaturadas poseen origen vegetal (aceites) pero también hay importantes grasas insaturadas en pescados azules como los arenques y salmón (los famosos omega de los que hablaremos a continuación).

¡OJO! En el caso de los aceites vegetales, aunque la tendencia es creer que todos son insaturados existen excepciones. Como los aceites de coco, palma y palmiste. Tampoco debemos demonizar estos tipos de aceites, pues aunque son ricos en ácidos grasos saturados, también poseen sus funciones y en pequeñas cantidades pueden resultar benificiosos para el organismo. Pequeñas cantidades hemos dicho.

TIPOS DE GRASAS INSATURADAS

Existen dos tipos principales en función del número de dobles enlaces que presenten en su conformación química:

  • Grasas monoinsaturadas. Presentes en aceite de oliva, canola, aceitunas, colza, frutos secos (pistachos, almendras, avellanas, nueces de macadamia, anacardos, nueces de pecán), cacahuetes, aguacates y sus aceites.
  • Grasas poliinsaturadas. Presentes en aceites de pescado, azafrán, girasol, maíz y soja. A su vez, las grasas poliinsaturadas se subdividen en distintos clases, donde destacan por sus propiedades dos subtipo: las grasas omega 6 y omega 3.

Las grasas poliinsaturadas omega 3 se encuentran en varios pescados azules. Como el salmón, la caballa, el arenque o la trucha. También en distintos frutos secos y aceites. Como las nueces, semillas de colza, semillas de soja, semillas de lino y sus aceites. El omega 3 más conocido es el ácido linolenico aunque también pertenecen a este grupo el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA). Seguro que estos dos últimos nos suenan a las mamás: son muy importantes en el embarazo y en los primeros años de desarrollo del bebé. Se recomienda que los omega 3 constituyan el 1-2% de las calorías totales de una dieta.

Las grasas poliinsaturadas omega 6 se encuentran en las semillas de girasol, el germen de trigo, el sésamo, las nueces, la soja, el maíz y sus aceites. El más popular es el ácido alfa-linoleico. Se recomienda que los omega 6 constituyan el 5-8% de las calorías totales de una dieta.

Tanto el ácido linoleico como linolénico (ojito, que se parece un montón los nombres…) no pueden ser sintetizados en el organismo y por lo tanto deben ser obtenidos a través de la dieta. Son necesarios para el crecimiento y el desarrollo, así como para mantener una buena salud. Por esta razón se les denomina también ácidos grasos esenciales.

INCONVENIENTE DE LAS GRASAS INSATURADAS

Pero cuidado!!!

Aunque todo pinta muy bien en cuanto a las grasas insaturadas también llamadas “grasas buenas”. Eso sí limitando su consumo por tema de exceso energético. Tampoco es cuestión de ponernos “ceporrines” por querer disponer de muchos omegas. Debemos prestar atención a alimentos que a priori contendrían grasas insaturadas pero por determinados procedimientos industriales, se han transformado en grasas saturadas….¿Os acordáis de las grasas trans?

 

CONCLUSIÓN

Pues lo dicho, ¿conclusión de todo esto? Que como siempre repetimos es fundamental un etiquetado completo para poder acceder a toda esta información. En base a ello elegir el alimento que más nos conviene….Muchas veces falta información para poder hacer elecciones realmente saludables.

Recordad que “Juntos Alimentamos la Seguridad”.

Sin comentarios

Pon tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies