CONOCENOS MÁS
REDES SOCIALES
SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

VIRUS EN LAS PISCINAS - APTHISA
192
post-template-default,single,single-post,postid-192,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_with_content,width_470,transparent_content,columns-4,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

VIRUS EN LAS PISCINAS

VIRUS EN LAS PISCINAS

¡Buenos días chic@s! Hoy seguimos con los riesgos derivados de uso de piscinas, y toca ¡VIRUS! La característica más salientable de este tipo de organismos es que se pueden encontrar en el agua y en las zonas húmedas, produciendo enfermedades como el papiloma, hepatitis A, etc. Los virus los transmiten las personas enfermas y son resistentes a las dosis habituales de cloro por lo que la prevención adquiere mayor importancia. Se debe advertir a los portadores del riesgo que generan, evitando el baño a personas enfermas,  utilizar calzado de uso exclusivo:

  • VIRUS DE LA HEPATITIS A: La hepatitis A es una enfermedad hepática causada por el virus de la hepatitis A (VHA). Éste se transmite principalmente cuando una persona no infectada (y no vacunada) come o bebe algo contaminado por heces de una persona infectada por ese virus ( en este caso, el agua de la piscina). La enfermedad está estrechamente asociada a la falta de agua salubre, un saneamiento deficiente y una mala higiene personal. A diferencia de las hepatitis B y C, la hepatitis A no causa hepatopatía crónica y rara vez es mortal, pero puede causar síntomas debilitantes y hepatitis fulminante (insuficiencia hepática aguda, con desenlace fatal). Como ya hemos indicado, los virus de la hepatitis A persisten en el medio y pueden resistir los procesos de desinfección y limpieza usados habitualmente para inactivar y/o controlar las bacterias patógenas.
  • PAPILOVIRUS: Los papilomas o verrugas plantares son lesiones pequeñas hiperqueratósicas (la piel se engrosa) y circunscritas (suele aparecer un anillo blanquecino a su alrededor), de carácter benigno, ocasionada por el virus de papiloma humano (VPH), de la familia de los papovavirus. Estas lesiones se denominan papiloma porque al raspar la lesión, se observan unos puntos de color marrón negruzco sangrantes denominados papilas. Esto ayuda a diferenciarlo de las durezas que no presentan papilas. Son lesiones muy dolorosas. Los papilomas o verrugas plantares, pueden aparecer de forma aislada o múltiple. El periodo de incubación puede ir desde 2 hasta 20 meses. En el pie suelen aparecer entre los 6 y 18 meses posteriores a la infección (podemos desarrollar el papiloma una vez ha finalizado la temporada de piscinas descubiertas…). El papiloma en la planta de los pies, puede afectar a cualquier edad, aunque el rango máximo de incidencia está en torno a los 12-16 años. La población con más riesgo de infección por el papiloma plantar son los adolescentes, jóvenes, e individuos inmunodeprimidos. El contagio se produce por contacto directo con el virus o con restos de pieles que contienen el virus. También es posible el contagio por contacto directo con material infectado por el PHV o por autoinoculación (autocontagio de una zona del cuerpo a otra). Los lugares donde las personas se pueden infectar son duchas y vestuarios (zona húmedas y cálidas), por lo que es muy importante el uso de calzado en estas zonas. Los papilomas son muy contagiosos, por lo que se aconseja limpiar la bañera de casa después de cada uso con lejía, usar una toalla aparte para secar el pie infectado, y no intercambiar calzado con otras personas
  • POXVIRUS: Ocasiona el denominado molusco contagioso. El virus se trasmite fácilmente al igual que el papilovirus. Los síntomas pueden aparecer en cualquier momento entre dos semanas y seis meses después del contacto con el virus. Comienzan como pequeñas protuberancias no dolorosas y crecen a lo largo de varias semanas hasta convertirse en pequeñas lesiones abultadas, firmes, de color blanco rosáceo que pueden tener un pequeño cráter en el centro. Puede aparecer picor si sobreinfectan. Es contagioso hasta que desaparecen las protuberancias. La infección puede transmitirse de una parte del cuerpo a otra o a otras personas, siempre mediante contacto con el virus. El virus se encuentra en zonas húmedas (no se han documentado contagio en el agua del propio vaso si no en instalaciones anexas).

 

¿Conocéis algún otro virus de transmisión hídrica?

Recordad que “juntos alimentamos la seguridad”.

Sin comentarios

Pon tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies