CONOCENOS MÁS
REDES SOCIALES
SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

Papel secamanos VS Máquinas de aire caliente - APTHISA
39
post-template-default,single,single-post,postid-39,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_with_content,width_470,transparent_content,columns-4,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Papel secamanos VS Máquinas de aire caliente

Papel secamanos VS Máquinas de aire caliente

¡Buenos días !

Aquí estamos de nuevo hoy para acercarnos al apasionante mundo del secado de las manos. Igual de importante que un correcto lavado (esto nos dará para tema de otro día), es el secado de las mismas. Sin embargo, ¿con qué nos la secamos?¿Papel o aire caliente? ¿Cuáles son las diferencias entre los secadores de aire caliente y el papel secamanos?A la hora de decidir cuál de ellos utilizar si tenemos un negocio ¿nos debemos guiar únicamente por razones económicas o de practicidad? El hecho de que escribamos acerca de este tema, ya os debería hacer pensar que hay razones higiénico-sanitarias para decantarnos por uno de ellos a la hora de elegir.

Los estudios realizados hasta el momento sobre los métodos de secado de mano, eran en su mayor parte promovidos por propios fabricantes de máquinas, con lo cual los resultados obtenidos favorecían claramente al uso de estos aparatos, argumentando un menor impacto climático que con el uso de papel.

Sin embargo, según un estudio realizado por la Universidad de Westminster de Londres, los secamanos de aire caliente incrementan en un 254 por ciento la contaminación bacteriana y los de alta velocidad un 42 por ciento. Este tipo de secadores albergan bacterias en su superficie y en los conductos de aire, que se extienden por el ambiente cuando se utilizan (hasta en un radio de 2 metros). La contaminación es mayor en el caso de los secadores en los que hay que colocar la manos en su interior (seguro que os suena de verlos en numerosos baños públicos) donde hay más riesgo de establecer un contacto físico que aumenta la transferencia bacteriana. Por lo general, los aparatos están ubicados a la altura de un niño de 6 años, siendo los más pequeños los que están expuestos más directamente a la transmisión de bacterias. Además se ha visto que en cuanto a la carga bacteriana del elemento a secar (las manos) la opción más higiénica es también el uso de toallitas de papel, dado que consiguen reducir la contaminación bacteriana en un 77 por ciento.

“Pero el uso de secamanos de aire me permite un secado más rápido”. Totalmente falso: según este estudio los usuarios de toallas de papel tardan una media de 10,5 segundos en secarse las manos mientras que con el secamanos de aire 21,9 segundo.

Asimismo, según otro estudio realizado con usuarios, que probaron los sistemas basados en toallitas de papel y los de aire, el 85 por ciento señaló que prefería utilizar toallitas de papel para secarse las manos.

Así que ya sabéis: en los baños públicos y en vuestras cocinas profesionales ¡es preferible el uso de papel secamanos en lo que a cuestiones higiénico-sanitarias se refiere!

¡Recordad que “Juntos alimentamos la seguridad”!

Sin comentarios

Pon tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies