CONOCENOS MÁS
REDES SOCIALES
SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

¡¡¡FRUTOS DE CÁSCARA!!!! - APTHISA
159
post-template-default,single,single-post,postid-159,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_with_content,width_470,transparent_content,columns-4,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

¡¡¡FRUTOS DE CÁSCARA!!!!

¡¡¡FRUTOS DE CÁSCARA!!!!

¡Buenos días gente!

Hoy nos tocan los frutos de cáscara siguiendo con el Anexo II del Reglamento 1169/2011….Y esto son : frutos secos.
En primer lugar definir lo que se conoce por “fruto seco”. Definimos como FRUTO SECO un grupo de semillas provenientes de plantas de grupos botánicos diferentes que se consumen de forma desecada. Es un grupo de alimentos muy diferentes, que no tiene relación botánica entre sí pero que sí pueden dar lugar a reacciones de reactividad cruzada entre ellos…
Los frutos secos poseen elevada alergenicidad y su estabilidad frente al calor y los procesos digestivos, lo que implica que con frecuencia las reacciones sean intensas e inmediatas. Se ha visto que estas reacciones graves se pueden producir en niños ante el primer contacto conocido con el fruto seco. Es probable que la exposición a pequeñas cantidades inadvertidas o la sensibilización por otras vías expliquen estas intensas reacciones.
Aunque los cacahuetes no son verdaderos frutos secos sino leguminosas (pertenecen a la misma familia de los guisantes y las lentejas), la reacción de las personas alérgicas a los cacahuetes es muy similar a la reacción de las personas que son alérgicas a los frutos secos, como, por ejemplo, nueces de nogal, anacardos y pecanas. Es por ello que suelen confundirse y englobarse dentro de esta categoría cuando se incluyen dentro de las legumbres como ya vimos en su día).
Las reacciones alérgicas a frutos secos pueden provocar síntomas de diferente intensidad, como prurito oral o general, estornudos, lagrimeo o enrojecimiento cutáneo, hasta síntomas más intensos: urticaria, angioedema e incluso choque anafiláctico. La exposición a frutos secos por vía inhalatoria, aunque no es frecuente, puede desencadenar reacciones.
La alergia a los frutos secos es una de las alergias alimentarias más frecuentes, aunque su prevalencia varía en función de la edad y la zona geográfica. Las encuestas alimentarias realizadas a la población general muestran que la prevalencia de alergia a los frutos secos se sitúa cerca del 1% de la población. En países como EE.UU. y Francia, el cacahuete es uno de los alimentos más implicados en esta alergia (mayor consumo). En Europa, la avellana es el fruto seco que más problemas alérgicos ocasiona (ojito con la “Nocilla”…xDDDD)
La sensibilización a frutas frescas, sobre todo de la familia de las rosáceas (melocotón, albaricoque…), aparece asociada a la alergia a frutos secos en muchas ocasiones, coincidiendo con la sensibilización al polen.
La identificación de los distintos alérgenos permite explicar las reactividades cruzadas entre los distintos frutos secos y entre éstos y otros alimentos de origen vegetal, pólenes y látex ya que se han encontrado alérgenos muy similares en estos tipos de productos. Pacientes alérgicos a frutos secos presentan frecuentemente sensibilización a otras sustancias de origen vegetal. Con frecuencia, quien presenta alergia a un fruto seco suele presentar reacciones con otros. Se han descrito asociaciones entre varios frutos secos sin que pueda hablarse de grupos de frutos secos que se asocien con más frecuencia. Así, algunos estudios sugieren reactividad cruzada entre la nuez, la avellana y la almendra. También, entre la avellana y las semillas de sésamo se han descrito varias proteínas con reactividad cruzada. Entre el anacardo y el pistacho, ambos de la misma familia botánica, también existiría reactividad cruzada. Es frecuente de igual forma, la asociación entre castañas, plátanos, aguacates y látex…¡Qué cosas!
El único tratamiento de la alergia a los frutos secos es la dieta de exclusión, y en caso de niños atópicos, es la prevención, retrasando su introducción en la dieta. En el caso de los frutos secos, al pertenecer a familias botánicas diferentes, puede ser que se toleren algunos y otros no. En este caso, se recomienda adquirir aquellos que se toleren con cáscara, ya que los frutos secos pelados pueden estar contaminados con otros en la línea de procesamiento.
De igual manera, se debe de evitar los alimentos que contengan omega-6 sin identificar su procedencia ya que pueden proceder de frutos secos.
Así que como siempre: a fijarse en el etiquetado y ¡cuidadito!
¡Recordad dejarnos vuestros comentario y vuestras dudas!

“Juntos alimentamos la seguridad”

1Comentar

Pon tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies