CONOCENOS MÁS
REDES SOCIALES
SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

Almidón
16272
post-template-default,single,single-post,postid-16272,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_with_content,width_470,transparent_content,columns-4,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

ALMIDÓN

Almidón

ALMIDÓN

¡Buenos días amig@s!

Otra semanita más, y hoy os vamos a hablar del Almidón.

¿QUÉ ES?

Los almidones, los azúcares y la fibra son carbohidratos, una clase de nutrientes que desempeñan un papel esencial en la producción de energía y la digestión. Debido a que los almidones consisten en cadenas de moléculas, son considerados carbohidratos complejos. Antes de nada debemos saber que el almidón es un polisacárido vegetal, el único asimilable por el cuerpo humano, y por ello es un nutriente que tenemos tan presente en nuestra dieta. Su función es por tanto la de proporcionar energía celular, una vez se convierte en azúcar simple (glucosa) para ser utilizada por las células.

ALIMENTOS QUE LO CONTIENEN

El almidón lo contienen muchos alimentos cotidianos: de hecho la mayoría de ellos constituyen la base de la pirámide alimenticia. Entre ellos vamos a destacar los cereales, el arroz, las patatas

  • Verduras y frutas con almidón: Las patatas, el maíz, los nabos, la calabaza, el calabacín, la batata y el boniato son vegetales con almidón. El plátano es una fruta con almidón.
  • Legumbres: Las legumbres de todas las formas, tamaños y colores son alimentos ricos en almidón. Los frijoles pintos, los garbanzos, las lentejas, los guisantes y las habas son ricas en almidones.
  • Granos y cereales: El trigo, la cebada, el arroz, el centeno y otros granos son ricos en almidones. Debido a que el proceso de molienda elimina el salvado rico en nutrientes y el germen de los granos de cereales durante la producción de harina, los panes, cereales y otros alimentos ricos en almidón elaborados con harina refinada contienen menos fibra, vitaminas y minerales que los productos de grano entero.
  • Alimentos con almidones modificados: Batidos y repostería, Dulces, Rellenos, saborizantes, bebidas gaseosas, salsas y espesantes. Sopas preparadas, Glaseados, snacks, coberturas para ensaladas, derivados lácteos. Congelados. Puddings, saborizantes, Croissants, Pan de hamburguesas, empanados.

 

¿Cuál es la moda?

Actualmente algunos estudios promueven la Dieta sin Almidón o dieta de Londres. Inicialmente esta dieta se desarrolló para tratar la Espondilitis Anquilosante. Posteriormente y por sus resultados y estudios ha sido y es aplicada en numerosas enfermedades sobretodo las autoinmunes y aquellas que cursan con dolor, inflamación y otros síntomas. La dieta sin este nutriente elimina todos aquellos que posean este polisacárido, aunque existe una escala para su valoración.

¿Por qué perjudica el almidón según estas dietas?

  • Por la falta de enzimas por una parte, necesarias para su hidrólisis y poder ser digerido. Las enzimas como la amilasa, presente en la saliva e intestinos, son necesarias para este proceso.
  • Por su difícil digestión. Se aconseja el tostado o cocinado de los alimentos con almidón, ya que en crudo no se digiere.
  • Por la impermeabilidad del intestino. Según diversos autores el almidón favorece acumulando toxinas en el medio extracelular y produce intoxicaciones.

Debemos tener en cuenta que una dieta sin este nutriente, se convierte casi en proteica. El elevado consumo de proteínas también puede colapsar el organismo. Se aconseja consumir frutas frescas, bajas en almidón y así cubrir las necesidades de carbohidratos por su aporte de azúcares simples y más fáciles de digerir. De ahí también que la duración de esta dieta suele ser de meses, con diferentes fases. Prioriza la anulación de los alimentos con mayor concentración de almidón durante los 2 ó 3 primeros meses con limpieza de órganos y desintoxicación. Posteriormente se introducen aquellos que contienen menos almidón aportando de nuevo al organismo la energía que necesitamos.

RECOMENDACIONES PARA SU CONSUMO

Desde Apthisa os recomendamos prestar especial atención a este campo en el etiquetado, pero si os preocupa especialmente y si queréis profundizar, dado que no es un campo obligatorio, indicaros que  hay páginas en internet que recogen el contenido en almidón de todos los tipos de alimentos incluyendo diferencias entre crudos y cocinados. ¡No dudéis en preguntarnos!

Recordad que “Juntos Alimentamos la Seguridad”.

Sin comentarios

Pon tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies